fbpx

Archive for the
‘Recomendados’ Category

julio 17, 2020

/

Por: abcom

/

Categorías: Recomendados

Te acercamos nuestro informe.

¿Qué vas a encontrar en él?

– El rol de la comunicación en este contexto de COVID
– La opinión de más de 180 profesionales de CI acerca de su desempeño en la pandemia y de las perspectivas que se abren para el área a partir de la nueva normalidad.
– Tendencias en la comunicación que viene.

Click aquí para ver el informe…

abril 1, 2020

/

Por: abcom

/

Categorías: Recomendados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina  «infodemia» a la práctica que consiste en difundir noticias falsas o maliciosas sobre la pandemia y que aumenta el pánico o la angustia en las sociedades.

Dado el contexto de expansión del COVID-19 a nivel mundial, las personas están cumpliendo con el aislamiento sanitario en sus hogares y pasan más tiempo frente a las pantallas con más necesidad informativa y de entretenimiento, lo que conlleva a un incremento en el consumo de noticias e informaciones acerca de la pandemia.

Por su parte, la OMS, denominó “infodemia”, a “un mal generado por la sobreexposición a noticias (sean falsas como verdaderas) sobre la pandemia de coronavirus”. Para la entidad, esta situación puede provocar instancias de estrés, miedo y ocasionar efectos negativos en el combate contra el coronavirus, debido a que se puede derivar en situaciones de colapso de los centros de salud o que se genere desabastecimiento.

En este sentido, los tiempos que corren exigen no sólo de los gobiernos, sino también de las organizaciones, empresas e instituciones acciones y responsabilidades alineadas con sus públicos y comunidades. 

Por su parte, el mundo corporativo está experimentando un cambio de paradigma sin precedentes, que invita a repensar no sólo las formas de trabajar, sino también su forma de comunicarse con sus públicos. 

En este sentido, deben generar comunicaciones que empaticen con la complejidad del contexto actual y la situación de sus colaboradores en particular, fomentando su responsabilidad y estimulando el propio compromiso con sus cuidados y tareas.  

En línea con la “Infodemia” y lo que sugiere la OMS para desalentar esta práctica, es importante que las organizaciones contribuyan en el desarrollo de campañas de concientización para evitar los efectos de la sobre-información en las personas y en la que se advierta acerca de los peligros de la misma y particularmente sobre cómo detectar noticias falsas para estar prevenidos.

Las comunicaciones para concientizar podrían incluir algunos de los siguientes mensajes:

  • Recurrir siempre a fuentes confiables.
  • Estar alerta frente a las fake news.
  • Contrastar la información con otras fuentes y medios de referencia.
  • Evitar compartir contenidos en las redes sociales sin antes haber comprobado la veracidad y calidad de los mismos.
  • Denunciar en cada red social aquellas informaciones falsas.
  • Identificar cuando un artículo es patrocinado.
  • Cuando se trate del COVID-19 informarse a través de los medios de gobiernos e instituciones oficiales.

El contexto más que nunca exige ser responsables a la hora de producir/compartir y consumir información fehaciente. Para asegurarse la veracidad de la información es recomendable acceder a fuentes tales como la OMS que provee información sobre el virus y su contagio con reportes de situación. Y a nivel local, las páginas la Presidencia de la Nación y a los reportes diarios del Ministerio de Salud.

abril 3, 2019

/

Por: abcom

/

Tags: Gestión de crisis. Claves.

/

Categorías: Recomendados

Todas las organizaciones deben enfrentarse a una situación de crisis en algún momento de su historia . Sea cual sea el origen de la crisis (interno o externo) la reputación de la compañía entra en una zona de riesgo, y es mejor tener las herramientas necesarias para hacerle frente . En este artículo te acercamos 5 recomendaciones clave para preparar tu estrategia y transformar la crisis en una oportunidad para salir más fuerte.

1 – La estrategia de crisis debe figurar por escrito.

Lo que no se documenta se pierde. Por esto el primer paso para enfrentar la crisis  es dejar por escrito la estrategia y el protocolo a implementar en esos momentos difíciles para la reputación de la compañía.

2 – Establecer un comité de crisis.

En cualquier crisis el factor humano es clave. Definir a las personas que serán los responsables de llevar adelante la estrategia. De ellos dependerá en gran medida el éxito o no del Plan de Crisis. Establecer voceros internos, externos, decisores, y consejeros son algunos de los roles que pueden marcar la diferencia entre salir fortalecido o caer en un vacío incierto.

3 – Crear una base de datos.

La base de datos será parte del protocolo. La misma debe contener todos los colaboradores con los que debemos ponernos en contacto y enviar un comunicado oficial con la explicación de la situación y las medidas que se están implementando con un tiempo estimado de resolución.

4 – Elaborar un documento de preguntas y respuestas.

Si alguna vez escuchaste hablar del “kiuan-ei” (Q&A) en las crisis está el rey de ellos.  Si no lo escuchaste nombrar, un Q&A es un documento con todas, absolutamente todas, las preguntas posibles que pueden darse frente a una crisis, y las respuestas que dará la compañía. Construir el documento es una de las actividades más estratégicas que pueden emprenderse frente a una crisis. Como dicen, siempre serás dueño de tus silencios y esclavo de tus palabras.

5 – Comunicar en tiempo y forma.

Comunicar en tiempo y forma es clave. Pero cada crisis define sus alcances y por ende sus formas de ser abordada. Y aunque la pregunta siempre sea “¿decimos algo o no decimos nada”, lo cierto es que hay que estar preparado. De lo que sí debemos estar seguros es que nuestro primera audiencia objetivo siempre serán nuestros propios colaboradores. Una vez diseñada y aprobada la estrategia, el cascadeo de mensajes e información deberá comenzar de adentro hacia afuera.

Una crisis, en última instancia, siempre es un hecho que afecta la reputación de una marca, una compañía, sus accionistas, y colaboradores. Por esto, lo más importante de una gestión de crisis es no estar preparados antes de que la crisis llegue.

La gestión de la comunicación interna en la actualidad se reconoce como un valor clave para todas las compañías. Cada vez son más las organizaciones que buscan proteger su cultura organizacional, fortalecer el clima laboral y potenciar los vínculos entre los colaboradores. Es por esto que hoy, la figura del comunicador interno es vital para trabajar estas cuestiones y alcanzar el éxito corporativo.  

En esta línea, gestionar procesos de comunicación interna en las organizaciones conlleva el desafío de comprender la complejidad, reconocer la diversidad de actores y escenarios en los que se juega y se construyen esos procesos. Aquí les compartimos 5 competencias claves para obtener buenos resultados:

  1. Visión estratégica. Presume el desafío de no actuar de manera reactiva e improvisada, sino de poder construir una estrategia de comunicación. Esta estrategia será una guía para el desarrollo de la gestión y será necesario que parta de un diagnóstico, que responda a problemáticas comunicacionales detectadas y que a lo largo de su implementación pueda ser sometida a procesos de evaluación.
  2. Capacidad de escucha. No sólo en lo que se refiere a la escucha activa y el diálogo. Saber escuchar también es tener la capacidad de visibilizar oportunidades en la gestión de la comunicación interna.   
  3. Comunicación cross company. Nos referimos a pensar a la comunicación de manera integral. Hacerlo supone el desafío de gestionarla de una manera en la que cada práctica se acerque a sus objetivos comunicacionales. Es decir, reconocer que tanto lo externo como lo interno debe ser coherente y responder a los objetivos generales y la cultura organizacional.
  4. Facilitar conversaciones. Implica garantizar que los canales de comunicación sean fluidos, transparentes y alineados a las necesidades de la compañía. Características como mediación, negociación y gestión de conflictos resultan claves para el desarrollo adecuado de la CI.
  5. Adecuación al contexto multigeneracional. Es necesario poder comprender las aspiraciones, percepciones y expectativas de las distintas generaciones de colaboradores que conviven en la actualidad. Por tanto, resulta esencial garantizar la inclusión de todos los colaboradores teniendo en cuenta sus características para generar mensajes acordes a cada uno de ellos.    

Estas 5 competencias resultan indispensables para los encargados de gestionar la CI. Sin embargo, no son las únicas pero sí sumamente necesarias a la hora de entender el papel estratégico que tiene la comunicación interna hoy en día en las organizaciones.

 

En los últimos años, Internet ha introducido cambios inimaginables en la sociedad. En el caso de las organizaciones, se ha generado una nueva realidad, se trata de un contexto cargado de nuevas prácticas sociales, nuevos modos de interacción.

Hace tiempo el coworking viene marcando tendencia. Esta idea de trabajo colaborativo, de co-creación, que los trabajadores compartan sus conocimientos, sus ideas, participen en conversaciones, promueve la fidelización de los mismos con la cultura organizacional de cada compañía.  Estos espacios colaborativos propician puestas en común, diferentes puntos de vista que enriquecen a las organizaciones. Así también, se construyen relaciones interpersonales basadas en el beneficio general de la organización.

Para facilitar estas nuevas formas de trabajar, a nivel comunicacional tenemos las redes sociales internas. Estas plataformas vienen a romper barreras como la distancia geográfica, la complejidad de agendas y el trabajo en silos dentro de la empresa. Cuando se implementan correctamente, se puede lograr el salto cultural hacia el nuevo paradigma de trabajo colaborativo, al tiempo que se obtiene una comunicación directa y en tiempo real entre todos los colaboradores.

Las redes sociales internas permiten potenciar el trabajo en equipo. ¿Cómo es eso? Al utilizarlas se puede compartir conocimiento, optimizar el tiempo y la comunicación entre nuestros colaboradores y, de esta manera, provocar una mejora en la comunicación interna.

A continuación te señalamos algunas de las ventajas que le traerá a tu compañía la implementación de redes sociales internas para el coworking:

  • Fomenta la innovación y la creatividad.
  • La información compartida facilita la formación y el desarrollo profesional.
  • Mayor influencia y cercanía con nuestros equipos.
  • Potencia el sentido de pertenencia de nuestros colaboradores.
  • Nos ayuda a transmitir los valores, toda nuestra cultura organizacional.
  • Permite generar un liderazgo compartido.

 

Es importante tener en cuenta que, para obtener buenos resultados, es necesario planificar una estrategia de implementación, seguimiento y evaluación para esta iniciativa. ¿Tu compañía está lista para comenzar a utilizar redes sociales internas? En AB Comunicaciones podemos ayudarte a utilizarlas y sacarles provecho, contactanos!   

 

Hace un tiempo ya que a los Millenials, nacidos a partir de 1993, se los conoce como Generación Z. Ellos son la nueva fuerza laboral que comienza a incorporarse al mercado y, justamente por eso, las organizaciones están cada vez más interesadas en conocer e interpretar a estos jóvenes.

¿Cómo es el Gen Z?

Según un estudio reciente el 80% está permanentemente conectado a las redes sociales. Es decir que son usuarios activos de diversas plataformas online, y además es un grupo altamente comprometido no sólo con el consumo sino con la creación de contenidos. Es por eso que más del 25% publica videos producido por ellos mismos.

A continuación te dejamos una breve infografía para que los conozcas mejor. Y si querés saber cómo interpelar a esta nueva generación de colaboradores, ¡no dudes en llamarnos!

Nota BLOG AB-01

Los valores – 2da parte

En la actualidad todas las organizaciones, sean grandes o pequeñas, tienen definido un discurso institucional que incluye misión y valores – o pilares organizacionales-. Pero, ¿qué son los valores?

La declaración de valores o pilares es un compromiso asumido para que todos sepan cómo debe trabajarse dentro de la compañía. Si el propósito es el destino al cual se quiere arribar, los valores son el mapa – o GPS- que nos permitirán llegar a ese punto.

Los pilares nos indican cómo alcanzar el propósito organizacional. Son una enunciación sobre cómo se hacen las cosas, priorizando qué aspectos. Son las bases sobre las cuales se sostiene el desarrollo de las actividades cotidianas en la compañía.

¿Por qué tener valores organizacionales definidos?

Porque permiten que toda la organización trabaje en sintonía. Contar con valores organizacionales claros les permitirá a los colaboradores, a los mandos medios y a la línea gerencial, saber qué se espera de ellos.
Resulta conveniente que los valores declarados no disten mucho de los reconocidos por los trabajadores, ya que si la distancia es muy grande los colaboradores los percibirán como un discurso lejano y ajeno.

El objetivo de la enunciación de los valores es poner en claro un marco de referencias compartidas con el que los colaboradores se sientan identificados y reconocidos. Deben incorporarlos en el desarrollo de sus labores y actividades cotidianas.

De todas maneras, la declaración de valores también puede funcionar como un aspiracional sobre cómo deberíamos trabajar en la empresa. De esta manera también nos invitarán a mejorar continuamente la forma en que hacemos las cosas.

Todo muy lindo pero, ¿cómo lo hago?

Al igual que con el propósito, los valores organizacionales dependerán mucho de la organización, el tipo de trabajo que se desarrolle en ella y del público interno.

En AB Comunicaciones pensamos la comunicación desde la cultura. Eso implica admitir que no existen recetas prediseñadas, ya que los códigos de comunicación son contextuados: están en profunda relación con el entorno y con las prácticas de las personas.

Por ejemplo, en una compañía de productos agroquímicos no se generan los mismos vínculos y dinámicas de trabajo que en una de servicios de telefonía. Por ende, los valores que guían el trabajo en estas compañías no pueden ser los mismos.

Para ayudarte a pensar cuál es la mejor forma de enunciar los valores de tu organización, te dejamos este pequeño cuestionario.

1. ¿De qué forma queremos realizar nuestro propósito organizacional?
2. ¿Cómo definimos el perfil de nuestros colaboradores/equipos?
3. ¿Qué valores, conductas o actitudes destacan los trabajadores en su labor cotidiana?
4. ¿Cómo podemos equilibrar el cómo queremos hacer las cosas, y cómo se realizan diariamente?

A partir de la definición institucional del propósito y los valores los miembros de la organización podrán entender hacia dónde se dirige el negocio, y cómo pueden contribuir a ese camino. Definir un discurso corporativo es un proceso lento y requiere del compromiso de toda la línea gerencial. Pero te aseguramos que es un esfuerzo que vale la pena.

Si te gustó esta nota podés compartirla en tus redes sociales. Y también podés inscribirte a nuestro blog para recibir más material en tu casilla de mail.

¡Gracias por leernos!

La misión organizacional (1 era parte)

En la actualidad todas las empresas, sean grandes o pequeñas, tienen definido un discurso institucional que incluye misión –o propósito organizacional- y valores. Pero, ¿qué es la misión organizacional?

La misión es la declaración de lo que la organización hace, su razón de ser. Generalmente es definida de manera amplia, creativa y sobre todo motivadora, ya que es lo que le da sentido al trabajo que se desarrolla dentro de la empresa.

Además, la declaración de la misión debe ser una fuente de inspiración para mantener a los colaboradores motivados y comprometidos con su trabajo, y para que sientan que están contribuyendo a algo más grande.

Veamos algunos ejemplos. Un laboratorio se dedica al desarrollo y producción de medicamentos. Sin embargo, una manera más inspiradora de enunciar lo mismo es decir que “cuidan la salud de las personas”. Una compañía cerealera produce alimentos, pero también “alimenta al mundo”.

¿Por qué es importante declarar una misión motivadora?

Porque el capital humano motivado es un recurso fundamental para el éxito del negocio. Y porque las  compañías no sólo deben “venderse” hacia afuera, hacia sus clientes, sino también internamente hacia sus equipos.

Los colaboradores son los primeros clientes de la organización. Definir un propósito organizacional amplio e inspirador logra darle un sentido al trabajo cotidiano. De modo que una persona que apila piedras al costado de un camino, logrará trabajar con entusiasmo porque sabe que está creando algo más grande. Sabe que está construyendo un puente.

Todo muy lindo pero, ¿cómo?

Para definir la misión es importante tener un conocimiento acabado del negocio. Y luego preguntarse cómo hacer para que la realización de los objetivos de la empresa sean una fuente de inspiración y motivación para los colaboradores.

No hay una receta para definir la misión o el propósito organizacional de una organización, pero podemos aclarar nuestras ideas por medio de un cuestionario que nos guie y oriente:

  1. ¿Qué actividades se desarrollan en la compañía?
  2. ¿Dónde está la compañía hoy, y hacia dónde quiere crecer?
  3. ¿Cuáles son los objetivos del negocio para los próximos 5 ó 10 años?
  4. ¿Cómo transmitir eso de manera inspiradora a los trabajadores de mi organización?

Naturalmente, la última pregunta será la más difícil de responder. Pero es necesario conocer al público interno para elegir la mejor manera de transmitirles un propósito. ¿Cómo hacer para que cada trabajador vaya a trabajar sintiendo que está cumpliendo un gran propósito de vida? Depende de la empresa, del rubro al que se dedica, de los objetivos de negocio, y de los colaboradores (sus edades, profesiones e ideologías).

No hay una forma “correcta” de definir el discurso corporativo de una empresa. Eso debe hacerse con un profundo compromiso desde la línea gerencial, conociendo en profundidad y teniendo en mente las percepciones y aspiraciones de los colaboradores.

Hacer el esfuerzo, ¡vale la pena! Un discurso corporativo claro y bien definido le permitirá a los miembros de la organización contar con un marco de sentidos compartido. Esto facilitará una mejor comprensión del rumbo que quiere tomar la organización. Además agilizará el cascadeo de mensajes estratégicos, y la comunicación interna.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si te gustó podés compartirlo en tus redes sociales. Y podés suscribirte a nuestra web para recibir nuestras notas en tu mail.

¡Gracias por leernos!

Si formás parte del área de Recursos Humanos o de Comunicación de una organización y creés en la comunicación interna como una herramienta transversal que nos permite lograr los objetivos de negocio, este artículo te va a interesar.

Si en tu organización aún no tienen definida una Política de Comunicación Interna (PCI) o incluso nunca escucharon hablar de ella, es importante que comencemos desde el principio. Para gestionar la comunicación interna adecuadamente, la PCI es una aliada infalible.

Por definición es un documento conformado por pautas generales sobre el modo en el que debe gestionarse la comunicación interna, la administración de los recursos comunicacionales y la sistematización de procesos en pos de facilitar la circulación de la información en función de nuestro público interno.

Es mucho el esfuerzo, la dedicación y el compromiso que se pone en juego cuando queremos impulsar un plan estratégico, un programa o una acción; como para que no lleguen a cumplir su objetivo por no contar con una PCI definida.

Pero, ¡atención! es muy fácil caer en la tentación de redactar la PCI y que quede allí guardada en Mis Documentos. Una vez diseñada, debe ser aprobada por la Dirección y después darla a conocer a todos los miembros de la organización para que sea puesta en práctica.

Bueno, ahora que conocés su importancia, te contamos qué tenés que tener en cuenta al momento de redactarla:

  • Introducción: Breve presentación de la política; responde a: ¿Para qué?
  • Objetivos: Los 3 ó 4 objetivos que esperamos cumplir con la política; responde a: ¿Qué queremos lograr?
  • Alcance: Qué público abarca; responde a: ¿A quiénes está destinada?
  • Compromiso: Enunciar la necesidad de contar con el compromiso de todos los miembros de la organización para cumplirla y respetarla.
  • Canales de CI: Detallar el objetivo y funcionamiento de cada uno de los canales de comunicación interna.
  • Confidencialidad de la información: Resguardar la información que circula dentro de la organización dejando en claro que el contenido es propio de la institución.

La PCI ayudará a tu organización a tener un método estandarizado de comunicación interna que le otorgará previsibilidad y recurrencia al modo en que los colaboradores acceden a la información.

Sólo hay que animarse a proponer las reglas claras y sí, la condición fundamental es comprometerse a cumplirla.

Si te gustó esta nota compartila en tus redes. Si querés conocer más sobre el tema, escribinos. ¡Gracias!…