fbpx

Archive for the
‘Efemérides’ Category

Día Internacional del Orgullo LGBTQI+

En un día de celebración de lucha, en ABCOM renovamos el compromiso con la diversidad y con la igualdad. Además, hacemos un pequeño repaso de la historia del 28 de junio en el exterior y en Argentina.

Luego de un mes lleno actividades, debates y encuentros, hoy es el Día Internacional del Orgullo LGBTQI+, una jornada de celebración y lucha por una sociedad más igualitaria y sin discriminación. Si bien en Argentina la Marcha del Orgullo es en noviembre, la fuerza del movimiento LGBTQI+ convoca a celebrar dos veces por año. 

En ABCOM trabajamos con la convicción de que promover conversaciones sobre diversidad nos ayuda a generar una sociedad mejor. Para transformar el lugar en el que vivimos, la comunicación y la cultura son dos pilares fundamentales y el rol de las organizaciones es clave. Entendemos que es importante incluir personas no normativas, pero debemos ir más allá. Por eso, trabajamos para crear políticas y diseñamos comunicaciones que construyen organizaciones más diversas, inclusivas y con perspectiva de género.

En ese compromiso, además de las acciones que llevamos adelante con las empresas, hace pocas semanas comenzamos a trabajar con Unicx, una asociación civil de base voluntaria que promueve y difunde proyectos artísticos relacionados con la diversidad cultural tomando como eje la visualización e inclusión de la comunidad LGBTIQ+.

Inspirado en la exhibición internacional CowParade, el proyecto solidario insignia de la organización se llama Unicx, escultura para la diversidad. Se trata de una iniciativa que promueve la visibilidad de la comunidad lesbiana, gay, bisexual, trans, queer y más a través de la generación de esculturas de unicornios intervenidas por artistas locales. 

La misión de la organización está orientada a utilizar el arte como un instrumento de acción social y la gestión cultural cómo una herramienta creativa y articuladora. En ese camino, ABCOM aporta en la estrategia de comunicación externa, con acciones vinculadas a redes sociales y prensa. También, ayuda a construir alianzas con otras organizaciones del ámbito privado. 

Para celebrar este Día del Orgullo, entre otras actividades, Unicx realizará acciones a través de sus redes sociales con el objetivo de visibilizar las problemáticas de la población travesti trans.

¿Cómo nació Unicx?

Unicx surgió en 2019, unos meses antes de la pandemia. Cuando llegó el aislamiento preventivo y se agravó la crisis económica, la organización decidió ajustar sus acciones para asistir en la emergencia alimentaria a la población travesti, trans y refugiados LGBT. Para ello, invitaron a tres distritos del país a generar esculturas de unicornios de impresión 3D. Así, la ciudad de Buenos Aires, la ciudad de Córdoba y Tierra del Fuego se sumaron a la iniciativa y generaron 17 esculturas a pequeña escala.

Con las esculturas en mano, y bajo la curaduría artística de Feda Baeza, directora del Palaise de Glace y la primera persona no binaria al frente de un museo nacional, Unicx convocó a diecisiete reconocidos artistas que donaron su arte: Chiachio y Gianonne, Jessica Trosman, Nicanor Aráoz, Sofía Torres Kosiba, Carlos Herrera, Flavia Da Rin, Mauricio Poblete, Martín Churba, Cynthia Cohen, Galaxia y Mar, entre otrxs. Hasta ahora, se vendieron diez piezas, lo que permitió recaudar más de medio millón de pesos y ayudar a más de 500 personas.

¿Qué esperan para este 2021? Unicx quiere ir un poco más allá. Además de promover e incentivar la compra de las obras ya generadas para seguir acercando ayuda alimentaria, tienen como objetivos llevar adelante una segunda edición con nuevos distritos y realizar la obra a gran escala para poder exhibirla.

El Día del Orgullo: un poco de historia

Si bien la fecha internacional es hoy, en Argentina se celebra en noviembre. ¿Por qué esta diferencia? El 28 de junio de 1969, en Estados Unidos, comenzó una revuelta histórica del movimiento LGBTQI+. Esa noche de verano la policía entró al bar Stonewall Inn, un punto de encuentro de minorías y diversidades en Greenwich Village, Nueva York, y comenzó con un operativo violento, parte de una rutina de persecución que se hacía contra las personas no normativas. Esa noche, a diferencia de tantas otras, quienes estaban en el bar se rebelaron. 

Lo que comenzó como una respuesta a la policía fue el catalizador de una serie de manifestaciones en distintos puntos del país y el comienzo del movimiento LGBTQ+ tal como lo conocemos hoy. Al año siguiente, en 1970, se hicieron las primeras Marchas del Orgullo.

En Argentina, la primera marcha fue el 2 de julio de 1992. El reclamo era por libertad, igualdad y diversidad. Cinco años después, el movimiento consensuó cambiar la fecha para noviembre en conmemoración al nacimiento del primer grupo de diversidad sexual del país y de América Latina: Nuestro Mundo. A través de boletines y fanzines, Nuestro Mundo invitaba a la liberación homosexual. 

Durante la década de 1970, bajo el manifiesto político Sexo y Revolución, el colectivo se transformó en el Frente de Liberación Homosexual (FLH), que tuvo a a Néstor Perlongher y Manuel Puig como dos de sus principales referentes. Compuesto por grupos y organizaciones de homosexuales y lesbianas de diversas vertientes ideológicas, tenía como objetivo incorporar a las sexualidades en el debate político. Una de las estrategias de militancia fue la publicación de la revista Somos, que alcanzó ocho publicaciones, las últimas hechas en la clandestinidad, ya comenzada la última dictadura cívico-militar.

Con el regreso de la democracia, llegaron más publicaciones, más lucha y, gradualmente, más derechos conquistados. Entre los que tuvieron más repercusión se puede mencionar a la Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario de 2010, la Ley 26743 de Identidad de Género de 2012 y, conquistada el jueves pasado, la Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero ‘Diana Sacayán – Lohana Berkins’.

mayo 25, 2021

/

Por: abcom

/

Tags: 25 de Mayo, Comunicación, Revolución

/

Categorías: Efemérides

Comunicar la revolución

Este 25 de mayo nos detenemos unos minutos para repasar qué pasó con la comunicación durante el proceso revolucionario y los primeros pasos de la Primera Junta. Todos aprendimos sobre la frase “el pueblo quiere saber”. La pregunta es, entonces, ¿cómo sabía el pueblo? Y hoy, en 2021, ¿qué nos podemos preguntar sobre la comunicación?

Este año se cumplen 211 años de la Revolución de Mayo, ese momento de la historia tan importante para la independencia, que a muchos se nos representa con la imagen de la espera en Plaza de Mayo, con un Cabildo lleno de arcadas, con personas y paraguas bajo la lluvia y una frase que se repite: “el pueblo quiere saber”. Pero, ¿cómo sabía el pueblo? ¿Cómo circulaba la información? 

En la etapa colonial, con más o menos censura, a través de pasquines, rumores, reuniones y artículos de circulación a veces pública y a veces reducida, se comenzaron a introducir nuevas ideas políticas, económicas y culturales a la región.

Ya con el proceso revolucionario avanzado, la confusión, los rumores y las conspiraciones realistas llevaron a que los revolucionarios vean como necesaria la creación de un órgano oficial de prensa para transparentar motivaciones y objetivos de la Primera Junta.

En ese marco, a instancias del  secretario de la Junta, Mariano Moreno, en 1810 se crea La Gazeta de Buenos Ayres. Además de su fundador, por su redacción pasaron nombres como Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Manuel Alberti, Pedro Agrelo y Bernardo de Monteagudo, entre otros.

El objetivo del periódico era comunicar los actos de gobierno. “El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Para logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal con el título de Gazeta de Buenos Ayres”, decía el primer número de La Gazeta, publicado el 7 de junio de 1810.

El impacto que tuvo la revolución se vio también en otros espacios de la vida pública. Los cambios abrieron la posibilidad a que circulen otros periódicos como La Lira Argentina, El Correo de Comercio, Mártir o Libre, El Censor de la Revolución, El Independiente y El Grito del Sud. 

También florecieron las letras de poetas revolucionarios como Bartolomé Hidalgo, Vicente López y Planes y Esteban de Luca, que con expresiones literarias aportan riqueza a la época. La comunicación de las ideas, de las políticas públicas, de las noticias y la posterior libertad de la prensa abrieron paso, también, a otra comunicación de la cultura.

Hoy, desde 2021, con otra sociedad, con otros medios de comunicación, con otras plataformas y con otros mensajes, la participación de esos comunicadores en el proceso revolucionario nos lleva a pensar en qué podemos aportar nosotros a nuestra realidad, hoy marcada por la pandemia. ¿Cuáles son los mensajes que necesitamos dar? ¿Cuáles son los mensajes que la misma población quiere comunicar? ¿Qué construyen esos mensajes? ¿Qué dicen de nosotros como sociedad?

Y al interior de las organizaciones, en otro aspecto de la comunicación, ¿cuáles son los valores que queremos compartir? ¿Con qué propósito? ¿Hacía qué tipo de organización queremos ir? En el contexto en el que vivimos, con los cambios constantes y las ansiedades, quizás lo más “revolucionario” sea nunca dejar de pensarnos y preguntarnos cómo ir más allá.

mayo 1, 2021

/

Por: abcom

/

Tags: día internacional del trabajador, trabajo

/

Categorías: Efemérides

DÍA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES

Trabajadores y trabajadoras en números: un punto de partida

Un poco de historia y un poco de actualidad. Este 1 de mayo te contamos el origen de la conmemoración y repasamos datos sobre la participación de mujeres y varones en la economía, la brecha de género y las horas de trabajo no remunerado en los dos grupos. 

Hoy se celebra el Día Internacional de los Trabajadores, una fecha de conmemoración del movimiento obrero. Similar a lo que sucede el 8 de marzo, con el Día Internacional de la Mujer, se trata de una jornada de reivindicación, reflexión y, en este caso, también de descanso, ya que es un feriado en casi todos los países del mundo.

La fecha se estableció en 1889 en París, por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional. Se definió ese día en homenaje a los llamados Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas anarquistas ejecutados en Estados Unidos por participar de las luchas por la jornada laboral de ocho horas. 

En Argentina, la primera conmemoración se hizo el 1 de mayo de 1890. Un grupo de trabajadores se reunió en una plaza de Recoleta para presentar un petitorio a las autoridades en reclamo de sus derechos. 

A nivel internacional, la adopción universal de la jornada laboral de ocho horas se aprobó en 1919. Fue durante la primera conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

Participación, brecha y trabajo no remunerado

Para hablar de este día, el segundo que nos toca vivir en pandemia, elegimos pensar en la participación de las mujeres y los varones en la economía a través de un análisis sobre Autonomías que llevó adelante la organización sobre género y trabajo Grow. Los países que toma son siete: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay.

Según el informe de Grow -que utiliza datos de 2019 y 2020 provenientes de fuentes internacionales y de organismos nacionales-, en América Latina en promedio la tasa de participación de las mujeres en la economía es del 51%, mientras que la de los varones es del 72%. Esto indica una brecha de género del 21% entre los diferentes países. 

Sin embargo, las situaciones son muy diversas. El porcentaje mayor lo tiene México, con una brecha del 32,7%, y el menor Uruguay, con el 13,8%. Según datos del tercer trimestre de 2020 del Indec, Argentina tiene un 45% de participación de mujeres y un 64% de varones. 

Respecto a la desocupación, la tasa promedio entre los diferentes países “es desfavorable para las mujeres con un 11,7% versus un 9,4% de los varones”. En cuanto a la la mujer, aporta un dato preocupante: “se estima que en la región, debido a la pandemia, se retrocedió 10 años, dado la gran cantidad de mujeres que pasaron a la inactividad”.

La licencia por maternidad y paternidad es otra variable que se tuvo en cuenta. En promedio, la licencia por maternidad es de 14 veces más tiempo que la licencia por paternidad en los diferentes países. De los siete mencionados, Argentina es el país que otorga menos días a los varones, tan solo 2. Uruguay es el que otorga más, aunque es de  solamente 13 días.

Un último dato que nos interesa mencionar, y se vincula a lo anterior, es la proporción de tiempo dedicado a tareas domésticas y de cuidados no remuneradas según género. ¿Cómo se define el tiempo de trabajo no remunerado? Según mide la Cepal y recupera Grow, “se cuantifica el tiempo que una persona dedica al trabajo para autoconsumo de bienes, labores domésticas y de cuidados no remuneradas para el propio hogar o para apoyo a otros hogares”.

En Argentina, en promedio las mujeres dedican 42 horas por semana al trabajo no remunerado, mientras que los hombres dedican 17. Estos números están por encima del promedio general para América Latina, que indica 38,7 horas para el primer grupo y 16,9 para el segundo. 

¿Por qué son importantes estos datos? Si bien el informe de Grow también trabaja cuestiones como representatividad y violencia de género, estos números en particular traen situaciones cotidianas expresadas en número que afectan tanto al trabajo remunerado como al no remunerado. 

Un ejemplo muy concreto es la licencia de paternidad: con tan pocos días, los varones quedan excluidos de las tareas de cuidado. Por un lado, esto provoca que tengan más obstáculos para generar lazos con sus hijos e hijas. Por otro, y en términos más generales, esta desigualdad refuerza la feminización de los cuidados.

El foco de este 1 de mayo, entonces, es contribuir a la reflexión, para que pensemos cómo se puede lograr la igualdad de oportunidades para hombres, mujeres y diversidades en el ámbito laboral. Los datos, tan importantes para que todos trabajemos mejor, nos muestran un estado de situación, un lugar desde donde partir.

febrero 26, 2021

/

Por: abcom

/

Tags: genero, mujeres, trabajo, violencia de género

/

Categorías: Efemérides

8 de marzo: por qué hablar de mujeres, igualdad y trabajo

 

El Día Internacional de la Mujer es un día de reivindicación y búsqueda de igualdad. Conocé algunos antecedentes de la celebración y qué propuestas tiene ABCOM para que el 8M se convierta en un día significativo para tu compañía.

Hasta hace no mucho tiempo, era habitual que, en ciertos espacios de trabajo, las mujeres recibieran chocolates o flores por el Día Internacional de la Mujer. Con el paso de los años, esa conducta comenzó a ser replanteada. ¿Por qué el cambio? 

La concientización respecto a temas de género, con más presencia en la agenda desde el surgimiento de movimientos como Ni una menos, ha tenido impacto tanto en la vida cotidiana como en la vida institucional de las personas. El rechazo a los regalos es parte de ello. Se trata, en buena medida, de un retorno al sentido original del 8 de marzo: la celebración de la lucha de las mujeres y niñas de todo el mundo por un presente y un futuro de igualdad.  

¿Cómo se inició el camino? El origen está vinculado a la historia del trabajo y la lucha sindical. El 8 de marzo de 1908, 129 mujeres murieron en un incendio. Estaban participando de una huelga en su espacio de trabajo, la fábrica Cotton de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. El dueño de la fábrica había ordenado cerrar las puertas para no dejarlas salir. El reclamo era por una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al de los hombres que hacían las mismas actividades y mejores condiciones de trabajo. 

El 3 de mayo del mismo año se hizo un acto por el Día de la Mujer en Chicago. Ese fue el preámbulo para que el 28 de febrero de 1909, en la ciudad del incendio, se conmemore por primera vez el Día Nacional de la Mujer.

En noviembre de 1909 sucedió otro hecho histórico. La joven Clara Lemich tomó la palabra en una asamblea de obreros textiles de Nueva York y dio un encendido discurso en el que  llamó al paro general. Al día siguiente comenzó la Huelga de las camiseras de Nueva York o Levantamiento de las 20.000, que duró cuatro meses.

En 1910, esta vez en Copenhague, se desarrolló la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas. Ese día se proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Finalmente, en 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) institucionalizó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. 

Para este año, ONU Mujeres anunció que el tema de la celebración será “mujeres líderes: por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”. Los hashtags promovidos en las redes sociales serán #IWD2021 e #InternationalWomensDay.

Cómo celebrarlo

Este 8 de marzo, ABCOM invita a dejar el chocolate y las flores para los otros 364 días del año y aprovechar la oportunidad para crear un momento significativo para todosEsc.

En función de los objetivos de cada empresa, ABCOM propone distintas opciones de espacios de reflexión:

  • #1: Historia del Día Internacional de la Mujer. Es la introducción ideal: ¿Cómo se conformó el Día Internacional de la Mujer? ¿Cómo fue el avance de la agenda por la igualdad de los derechos de las mujeres en Argentina? ¿En qué situación nos encontramos hoy?
  • #2: Violencias. Un poco más allá: ¿Por qué es importante hablar entre todos sobre violencia de género? ¿Cuáles son los tipos y sus modalidades? A modo de sugerencia, no recomendamos abordar la violencia doméstica en esta fecha en particular dado que es un tema muy sensible. En el caso de que sea de interés para la organización, proponemos generar un espacio de reflexión y capacitación para el área de RRHH. 
  • #3: Género y Covid-19. Pensarnos hoy, pero también mañana. ¿Cómo impactó la pandemia en la vida de las mujeres? ¿Cómo cambió el uso del tiempo? ¿Qué significó para las tareas de cuidado? Impacto de la pandemia en el trabajo: inclusión laboral y económica.

Además, ofrece la creación y ejecución de una campaña de comunicación con trivias online para concientizar a toda la compañía acerca de la condición de la mujer en el ámbito laboral y en roles de liderazgo. Se trata de una oportunidad para vincular y dar a conocer estadísticas, beneficios y la propuesta de valor que hace la organización en cuestiones de equidad de género. 

Esta última opción incluye la idea creativa y conceptual; una e-card digital de lanzamiento; un video animado con línea de tiempo con hitos históricos; la adaptación de la línea de tiempo a soporte gráfico, estilo infografía; el diseño de gif animado, con adaptación a tamaño para wapp; y una trivia online de sensibilización y reflexión sobre las temáticas propuestas con perspectiva de género.  

 Para más información escribinos a info@abcomunicaciones.net 

marzo 26, 2020

/

Por: abcom

/

Categorías: Efemérides

8M. Ocho Mujeres. Ocho Historias.

El tenis femenino del siglo XXI, en igualdad de atractivo y condiciones al masculino, le debe mucho a Billie Jean King. Además de una de las mejores tenistas de todos los tiempos (ex Nº1, ganó 39 títulos de Grand Slam entre mediados de los 60 y fines de los 70), fue la primera deportista que reclamó igualdad de condiciones para ambos sexos en el (ex) «deporte blanco».

Gracias a ella,»las mujeres pudieron empezar a competir y a ser celebradas más por su talento que por sus piernas», como dijo recientemente, en la presentación de la película La batalla de los sexos, que recrea un partido-circo que la enfrentó contra un viejo ganador de Wimbledon Bobby Riggs, para promocionar la igualdad.

El film, de hecho, repasa las dificultades que King y otras tenistas tuvieron que superar para demostrar que eran dignas de igual salario e igual respeto que sus colegas varones, quienes en aquel momento ganaban alrededor de ocho veces más en el circuito. Con esa finalidad, crearon la actual Asociación de Tenis Femenino (WTA) y, así, despejaron el camino para la paridad de género.

 

A la paquistaní Malala Yousafzai los talibanes le dispararon en la cabeza por defender la escolarización de las mujeres. Su militancia le valió, a sus 17 años, el premio Nobel de la Paz. Bajo el seudónimo de Gul Makai, Malala relató desde los 11 años cómo aumentaban las restricciones hasta que finalmente cerraron todas las escuelas de niñas.

Autora del libro Yo soy Malala (2013), la joven le confesó tiempo atrás a la actriz Emma Watson, que se había hecho feminista gracias a ella: «La palabra feminista es un poco difícil. Cuando la oí por primera vez, escuché connotaciones negativas y unas cuantas positivas. Dude si definirme o no como una feminista. Pero luego escuché tu discurso y me di cuenta que no hay nada de malo en definirme como feminista. Así que sí, soy feminista y todas deberíamos de serlo porque la palabra feminismo no es otra cosa que igualdad».

A los 19 fue nombrada mensajera de la ONU. Malala considera que desde pequeños, a niñas y niños se les debe educar con las ideas del feminismo: «Debe inculcarse desde el principio a los pequeños, porque tenemos que permitir que los pequeños sueñen con lo que quieran, sin limitarlos ni encerrarlos como en burbujas». Durante una gira por México, donde conoció el rol de las mujeres indígenas en sus comunidades, Malala expresó: «Como sociedad tenemos que cambiar de mentalidad, todos ser feministas y tener una mentalidad más abierta».

Ícono pop, artista descomunal, Madonna es, además de una referencia en la música moderna, una referente de la liberación femenina. En sus letras, en sus coreografías, en sus inolvidables videoclips, la cantante estadounidense ha marcado un camino desde adentro del mainstream.

En los 90 llamó a la rebelión de las mujeres de la Generación X. En 2016, la revista Billboard la eligió Mujer del Año. Su discurso hizo temblar las estanterías (una vez más) de los «bienpensantes».

«Podés vestirte como una prostituta, pero no ser dueña de tu propia sexualidad o hablar abiertamente de tus propias fantasías sexuales. Tenés que ser lo que los hombres quieren que seas y, sobre todo, hacer lo que las mujeres creen que es lo correcto cuando estás con otros hombres», dijo ese día.

Crítica de la misoginia femenina, fue atacada por la escritora feminista Camille Paglia, quien la acusó de cosificar la sexualidad de la mujer. «O sea que si sos feminista no tenés sexualidad, tenés que negarla. Olvidate. Soy un tipo diferente de feminista. Una mala feminista», le respondió, fiel a su estilo como siempre.

 

Eva Duarte -«Evita»- tomó la lucha sufragista de las precursoras del feminismo argentino e hizo suya la campaña por el voto femenino a mediados del siglo XX. Acompañó al general Juan Domingo Perón en su campaña electoral, y una vez en el poder, el 23 de septiembre de 1947 el Presidente promulgó la ley 13.010, que les daba a las mujeres iguales derechos políticos que a los hombres.

El 11 de noviembre de 1951 todas las mujeres mayores de 18 años pudieron votar en Argentina. «Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad», es una de las frases célebres de la fundadora del Partido Peronista Femenino.

En una misión de ayuda humanitaria en Madrid, meses antes de promulgar la ley, Evita anunció: «Este siglo no pasará a la historia con el nombre de Siglo de las Guerras Mundiales, sino con otro nombre mucho más significativo: Siglo del Feminismo Victorioso».

«Elegí lo que quería ser, y lo soy», dijo alguna vez Gabrielle «Coco» Chanel. No fue necesario que esta mujer se convirtiera en una militante del feminismo para determinarla como una paradigmática del género. Lo hizo a través de su visión liberadora y revolucionaria desde la moda.

Chanel confeccionó ropa especialmente para los cuerpos de las mujeres, y no para la mirada del hombre. La incorporación masiva de la mujer en el trabajo durante la Segunda Guerra propició en ella la idea de nuevos estilos, cómodos y liberadores.

Su clásico Cardigan Jacket, inventado en 1925, usaba telas de lana como el tweed, originalmente pensadas para ropa de hombres, y también incluía el uso de bolsillos, una novedad en las prendas femeninas.

Coco Chanel le sacó a las mujeres el corset, literal y metafóricamente.

 

Desde sus versos inolvidables, la poetisa Alfonsina Storni resaltó el lugar de la mujer: su sexualidad, la subordinación al hombre y los roles de género. Hija de inmigrantes suizos, a los 11 años abandonó sus estudios para ayudar a su madre como modista. Tras la muerte de su padre, en 1906, hizo todo tipo de trabajos: en una fábrica de gorras, como dependienta, y en una compañía de teatro. En 1909, retomó sus estudios y logró el título de maestra rural.

Alfonsina fue la primera mujer que ingresó a la comunidad de escritores de la Argentina, iba a sus comidas y encuentros como «un hombre más». Integró la defensa del derecho al voto de la mujer argentina y participó en campañas a favor de la educación sexual en las escuelas. Entre sus muchos poemas feministas, aparecen estos versos:

«Hombre pequeñito, hombre pequeñito,

Suelta a tu canario que quiere volar…

Yo soy el canario, hombre pequeñito,

Déjame saltar».

 

La autora francesa es autora de El segundo sexo, considerada la «biblia» del feminismo del siglo XX. Escritora, filósofa y defensora de los derechos humanos, Simone de Beauvoir reflexiona en esa obra sobre el «ser mujer» y la necesidad de independencia.

Publicado en 1949, la autora allí dejó para la eternidad la célebre frase «No se nace mujer: llega una a serlo». En esa obra analiza los distintos  arquetipos femeninos según el rol de la mujer o las características que predominan en su personalidad: la madre, la hija, la esposa, la prostituta, la mística, la enamorada y la narcisista. De Beauvoir comparaba la situación de la mujer con la opresión que padecían los negros en los Estados Unidos.

Rawson fue la segunda mujer argentina en graduarse como médica, en 1892. Su intención de estudiar le valió el desamor de su padre, que se oponía a que una «jovencita» estudiara en la universidad. Esa fue la base de lo que sería su vida militante. Orientó su carrera a la salud de las mujeres, y en 1905 fundó el Primer Centro Feminista con el fin de «propender la emancipación moral, intelectual y material de la mujer».

Junto con Alfonsina Storni, Alicia Moreau de Justo y Adelia Di Carlo, otras pioneras locales, formó en 1919 la Asociación Pro-Derechos de la Mujer para lograr la igualdad de derechos en lo jurídico, político y social. Desde allí promovieron la ley 11317 de protección a la mujer trabajadora, que establecía, entre otras cosas, la prohibición del trabajo nocturno.

«Queremos todos los derechos políticos, debiendo tanto ser electoras como elegidas, porque desde que pagamos impuestos, trabajamos por el progreso del país y somos responsables ante las leyes debemos poder legislar en todo lo que atañe a la grandeza de nuestra patria», dijo a principios del siglo XX. Las mujeres consiguieron votar en 1951 y Elvira pudo ver concretado su objetivo. Murió tres años después.