fbpx

Archive for the
‘Capacitaciones’ Category

En tu empresa te toca compartir los resultados de tu gestión, hacer una presentación sobre objetivos o motivar a todo tu personal a partir de una charla grupal. Llega el momento y todas las miradas se posan sobre vos. Sentís que el enorme telón se abrió y te dejó al descubierto, expuesto y desarmado.
Las presentaciones en público son un momento clave en la vida de los personas en las organizaciones. Son esas instancias en las que pareciera que lo que hacemos y lo que sabemos se ponen a prueba y somos observados por un jurado tenaz. Aunque la realidad nos indique que esto no es tan así, aparecen un montón de sensaciones como el miedo, la ansiedad y los nervios, que no nos permiten ver el lado bueno de lo que tenemos que hacer y, mucho menos nos permiten disfrutarlo.
Cuando vemos a los grandes oradores conmoviendo a las masas, o a ese gerente capaz de expresar sus ideas con claridad y convencer a todo el auditorio, nos preguntamos cómo hace. Y la respuesta es muy simple: como todo en la vida, se logra con esfuerzo, práctica y entrenamiento.
Claro está que hay gente que nació con el don del carisma y el histrionismo. Pero el resto de los mortales podemos trabajar en eso para que el momento de hablar en público nos sirva para destacar nuestro trabajo y hacer llegar nuestros mensajes clave.
Partamos de una base primordial: tener una idea y no saber cómo comunicarla, es como no tenerla. Como te contamos en la nota «tres certezas fundamentales para capacitarse en comunicación y liderazgo, las grandes habilidades se pueden aprender si se tiene la convicción de hacerlo.
Si querés convertirte en un gran orador, solo tenemos que trabajar en eso. Para que vayas calentando motores, compartimos algunos tips a tener en cuenta en la fase más importante antes de cada presentación: la planificación de lo que vas a hacer y decir.

1- Estructurar la presentación de modo que cada frase encierre una y solo una idea: la atención del público es un recurso escaso y lo tenemos que aprovechar.
2- Manejar la atención del público generando una estrategia de concordancia entre lo que se comunica vía verbal y lo que se muestra en la presentación power point: si te escuchan, no leen. Si leen, no te escuchan.
3- Identificar los puntos del discurso que merecen más énfasis en la entonación, ensayarlo y ejecutarlo en el momento preciso: tu presentación debe convertirse en algo que valga la pena recordar.
4- Dominar la respiración costo-diafragmática: te permitirá tener el control sobre tus palpitaciones en momentos de nervios.
5- Dominar el propio cuerpo: a través de ejercicios de relajación de hombros y tronco para tener una postura relajada y cómoda, ya que esto transmite igual o más que las palabras.
6- Fomentar la confianza en base a las propias fortalezas y disfrutar el momento.

En AB Comunicaciones acompañamos y fortalecemos las habilidades para realizar presentaciones efectivas de nuestros clientes a través de nuestro taller personalizado.
Si a tu tarea en la empresa querés sumarle un punto más, es muy fácil. Solo tenés que escribirnos haciendo click acá

A ninguno de nosotros nos gusta hablar del fracaso y usted, estimado lector, tiene la oportunidad de decirme lo contrario. Si lo hace, lo escucharé y aprenderé de usted. Resulta que esa palabrita, “fracaso”, suele ponerse bastante cargosa hasta convertirse en una especie de perseguidor que nos llena de dudas al momento de actuar y tomar decisiones. Y más aún si uno tiene la responsabilidad de conducir un grupo/equipo de personas (la formulación grupo barra equipo es adrede).

¿Qué es lo que la idea de fracaso genera en nosotros? Nada menos que el temor a equivocarnos y la construcción de una zona de confort en la cual nos sentimos relativamente cómodos y no nos deja avanzar. Usted y yo sabemos que quien conduce, quien lidera, necesita más que eso para alcanzar sus objetivos. El potencial está ahí, dentro de cada uno, pero muchas veces no lo podemos dejar salir.

Si queremos superar el miedo al fracaso lo primero que tenemos que hacer es hablar de él. Según encuestas y talleres de desarrollo de liderazgo, se pueden identificar cuatro causas principales que nos acercan más al fracaso que al éxito. Y no queremos eso, ¿cierto? En primer lugar, encontramos los problemas con las relaciones interpersonales. En el segundo, el temor a no cumplir con las expectativas del puesto. En tercer y cuarto lugar, pero no por esto menos importante, listamos el temor de no saber conformar y dirigir un equipo colaborativo y la tan mentada resistencia al cambio.

Todos estos factores se encuentran en un solo lugar y no, no es la empresa, ni el equipo, ni siquiera los directores. Son elementos exclusivamente personales que se pueden trabajar y superar para lograr convertirse en ese líder que uno siempre quiso ser. No, espere, no estamos hablando de ser Mandela, o Ghandi, o San Martín, sino todo lo contrario: estamos hablando de ser el mejor líder que uno mismo puede ser.

El coaching empresarial, una herramienta que abre puertas

El coaching es una práctica profesional basada en conversaciones entre un coachee y su coach, es decir, entre una persona que se propone superar sus límites y otra que está allí para ayudarlo. El intercambio permite desarrollar el potencial del coachee en función de su proyecto, lo cual implica identificar cuál es ese proyecto para dar un primer paso fundamental. El siguiente escalón aborda el diseño personal de un plan de acción, descubriendo los recursos con los que se cuenta e incorporando las herramientas necesarias para tender puentes entre la situación actual y la situación deseada. Semana tras semana se reflexiona sobre los resultados y se plantean nuevos objetivos en un proceso que se construye específicamente para cada persona.

Contar con un coach especializado en comunicación y liderazgo permite ayudar a los líderes de la empresa (y a aquellos que se proponen serlo) a potenciar su efectividad personal y mejorar el desempeño grupal, a resolver situaciones conflictivas y a motivar a las personas en contextos de cambio. Es decir, ayuda a superar los límites que cada uno de nosotros tiene empezando a hablar sobre el fracaso para lograr generar conversaciones sobre el éxito.

 

Si tu objetivo es superar tus límites, te podemos ayudar. ¡Escribinos!

 

 

Donde existe el conflicto nace la oportunidad. No, no se trata de una mera frase optimista. Tampoco de palabras motivadoras. Partiendo desde algunas certezas fundamentales podemos afirmar que la naturaleza del conflicto en las organizaciones brinda las mejores oportunidades para consolidar equipos sólidos. Por eso, si cuando hablamos de conflicto se te viene a la cabeza un problema grave, esta nota es para vos.

El conflicto es inevitable, es parte inherente en las relaciones interpersonales y, por lo tanto, parte fundamental de toda organización: nos demuestra cómo y quiénes somos y nos ayudan a encontrar esas similitudes que se hacen más fuertes que nuestras diferencias. Representan un continuo ajuste de la realidad interna y externa tanto a nivel individual como grupal, familiar o laboral. Por esto, en todos los espacios que habitamos fluyen y se desarrollan los acuerdos y las discrepancias, obligándonos a realizar ajustes cada cierto tiempo.

Esos ajustes son los conflictos: una permanente oportunidad de fortalecer los acuerdos reconociendo nuestras diferencias.

Es fundamental comprender que “conflicto” no es lo mismo que “violencia” o “pelea”, sino que es algo del día a día que se sustenta, básicamente, en que somos una compleja suma de biografías compartiendo el tiempo y el espacio. Es decir, compartiendo una cultura determinada, la naturaleza del conflicto supone posiciones, creencias o ideas que son, en primera instancia, excluyentes una de las otras. ¿Cómo podemos convivir con nuestras diferencias?

Decíamos que donde existe el conflicto nace la oportunidad. Las situaciones conflictivas piden a gritos que interceda alguien que pueda resolverlas, alguien que pueda “unir las partes” que se enfrentan. Allí es donde necesitamos las habilidades comunicacionales para construir desde el caos y rubricar la paz donde todo parece enfrentamiento.

Pensemos que todo conflicto se da en un contexto, en una cultura. Ahí tenemos el primer paso: reconocer la cultura organizacional para darle marco al conflicto y aprovechar la oportunidad de trabajar sobre ellos porque superar juntos un conflicto nos fortalece como grupo.

Estas son las cinco tareas fundamentales a realizar si queremos potenciar las habilidades de comunicación para resolver conflictos:

1 – Entrenar para desarrollar habilidades de negociación y de resolución de problemas.

2- Aceptar el conflicto como parte de toda relación grupal, comprendiendo que las diferencias son una parte importante;

3- Comprender el conflicto en el marco de la cultura organizacional;

4- Animarse a poner a prueba nuestra capacidad de mediación en los conflictos laborales y también de la vida cotidiana;

5- Absorber la tensión del grupo mostrando una actitud positiva, sin realizar juicios ni acusaciones sino enfocando la energía en fundar nuevos puntos de encuentro.

Entrenarnos para la resolución de conflictos es, además, la mejor medida preventiva para disminuir su impacto negativo y aprovecharlos como oportunidad. Nos ayuda a trabajar en función de la identificación de las distintas miradas que conviven en nuestra cultura organizacional, y así colaboramos con crear lazos interpersonales fuertes y duraderos que influyen directamente en el funcionamiento de toda la organización.

¿Estás listo para empezar a entrenar tus habilidades de comunicación para resolver conflictos?

¡Escribinos!…

marzo 1, 2016

/

Por: abcom

/

Categorías: Capacitaciones

¿Cuántas veces nos encontramos con el famoso “me gustaría que” y no pudimos pasar de ahí? ¿Cuántas veces nos quedamos en la idea sin pasar al intento?

Seguramente recordaremos cuando éramos chicos y descubríamos nuestras capacidades de hacer cosas, ¡no parábamos hasta ponerlas en práctica! A veces era subir a un árbol o saltar a la soga, a veces dibujar o construir algo. Con cada nuevo aprendizaje podíamos transformar el mundo. Y la realidad es que pasaron los años y no hemos cambiado mucho, solo que estamos un poquito más quedados.

En el ámbito de la empresa nos encontramos con responsabilidades y la misión de liderar a nuestros colaboradores hacia los objetivos planteados. Y aquí vuelven a aparecer los “me gustaría ser un buen líder” y “me gustaría que mis colaboradores estén motivados y comprometidos”. Todo eso se puede lograr.

Aprendiendo nos preparamos para los desafíos que podrían venir. Pero, si no vienen, nos animamos a ir a buscarlos porque nos sentimos capaces de superar las barreras y llegar desde la situación actual hasta la situación deseada.

Pasar del “yo quiero”, al “yo puedo”.

¿Cómo lo hacemos?

Primero, nos conocemos: a través de la encuesta de necesidades de capacitación de AB sabemos por dónde empezar. “Yo quiero”.

Segundo, aprendemos: nos hacemos dueños de esas herramientas de comunicación que nos permiten lograr objetivos. “Yo puedo”.

Y luego ¡nos animamos a más!

Sigamos conversando, en AB podemos acompañarte aprendiendo sobre comunicación y liderazgo….

febrero 17, 2016

/

Por: abcom

/

Tags: capacitación, Comunicación, Liderazgo

/

Categorías: Capacitaciones

En una nota anterior les contamos que se puede crecer como líder y hablamos sobre cómo se puede lograr: entendemos que el liderazgo comienza a crecer en un plano personal, íntimo. Lo que es lo mismo que decir que la oportunidad de crecer como líder comienza exactamente ahí, en ese lugar poderoso en el que en este momento se están reproduciendo estas palabras.

Dicen que gran parte de los problemas en las organizaciones humanas se deben a las fallas en la comunicación. Les proponemos pensarlo de esta manera: la totalidad de los aciertos en las organizaciones humanas se deben a una buena comunicación.

De esto se desprende que las organizaciones exitosas están lideradas por personas que son, en primer lugar, grandes comunicadores que dominan ese maravilloso y complejo proceso de conectar ideas y conectar personas.

El liderazgo comunicacional comienza en el momento en que el individuo decide tomar el control de sus debilidades y fortalezas.Capacitarse en comunicación permite adquirir nuevas herramientas y habilidades para conectar ideas, personas, equipos, objetivos y logros.

Por eso, compartimos las 3 certezas fundamentales para capacitarse en comunicación y liderazgo:

 

-Tenemos dos oídos y una sola boca: para poder decir, primero tenemos que ejercitar la escucha activa. El primer paso de todo líder es aprender a interpretar la realidad que lo rodea.

-Vísteme despacio que estoy apurado: transmitir con claridad, oportunidad y asertividad una idea, un objetivo o una estrategia clarifica el camino y disminuye el margen de error.

-Conectamos ideas en un mundo hiperconectado: nuestros colaboradores están saturados de información, pero también están influenciados por ella. El desafío del liderazgo comunicacional es hacer posibles las cosas en las que uno cree.

 

Escuchar, transmitir, conectar.

 

¡No te quedes quieto! Acercá a tus líderes nuestra Encuesta de Crecimiento y Liderazgo, la herramienta de AB Comunicaciones para detectar las oportunidades de mejora en comunicación y empezar a construir grandes éxitos….

marzo 5, 2015

/

Por: abcom

/

Tags: co creacion, Comunicación Interna, e learning

/

Categorías: Capacitaciones

Uff, el título. Pareciera que no tienen nada que ver una cosa con la otra y, tal vez, eso hizo que estés acá recorriendo estas primeras líneas. Así de valiosa es la atención del lector y lo que hay que hacer para atraerla.

No te vayas. Te pido un ratito más de tu tiempo para pensar juntos cómo las plataformas e-learning también hacen a la cultura organizacional, pueden favorecer la mejora en los procesos y facilitar la innovación en un marco de co creación.

¿Empezamos a unir las partes?

Una vieja fábula cuenta cómo un grupo de pequeños ratones se reúnen para buscar una solución al problema del gato que los acechaba y les impedía salir de la cueva para alimentarse. Reunidos en comisión, un joven entusiasta propuso: “pongámosle un cascabel al gato para saber cuándo se está acercando. Así podremos escapar”. La propuesta fue celebrada por todos como la solución definitiva al obstáculo, también llamado gato, que les impedía alcanzar su principal objetivo. Sin embargo, el ratón más anciano, conocedor por experiencia de momentos críticos, alzó en su voz una pregunta: “Todo esto está muy bien y parece la solución definitiva. Pero… ¿quién le pone el cascabel al gato?

¿Y entonces?

Pensar la comunicación interna como una herramienta estratégica nos regala, ante todo, la posibilidad de hacer uso de diferentes recursos de una manera sinérgica. Las plataformas e-learning son hoy en día una realidad bastante bien plantada y de uso frecuente, que ofrecen ventajas como mayor flexibilidad en comparación con el sistema de capacitación en aulas, facilidad de acceso y hasta reducción de los tiempos de aprendizaje. No vamos a detenernos demasiado sobre conceptos ya conocidos.

 ¿Co creación?

Gracias por seguir ahí. Continuemos.

Contar con la tecnología ya desarrollada es una oportunidad para canalizar mensajes clave que podemos aprovechar, a la vez que cumplimos con las capacitaciones que el negocio requiere. Partamos de la base: estamos convencidos de que para que un mensaje llegue es necesario contar con un medio, pero para que la comunicación genere movimiento tenemos que disponer de una estrategia basada en la realidad. Y existen tantas realidades como personas, sectores, empresas y objetivos de negocio. Existen “gatos” que truncan avances y existen muchas “soluciones” que requieren el pequeño ajuste de la experiencia. La co creación implica la apertura de espacios para sumar voces, aportar ideas y conocimientos y convertirlos en un beneficio para todos: así, la cultura de la empresa es una verdadera conversación que construye conocimiento conjunto y colectivo y por sobre todo, auténtico y anclado a una realidad propia y tangible.

Comparto cinco ideas para repensar el uso de la plataforma como parte de la estrategia de comunicación y, por lo tanto, de gestión de la cultura co creada:

  • El mejor know how está en tu gente: Este es el gran mensaje clave, y se transmite en hechos, no en palabras. Es decir, supone co crear espacios de capacitación de la mano de los verdaderos expertos de nuestra empresa. Ellos, muchas veces, no tienen un diploma y ni siquiera un puesto encumbrado: son sus años y su experiencia lo que los vuelve valiosos. Participar a nuestros expertos en el armado pedagógico de los diferentes cursos de capacitación reconoce su trayectoria y su aporte al negocio, a la vez que consolida referentes internos para ayudar a alcanzar los objetivos.
  • Lo “virtual” no difiere tanto de lo “real”: Seamos sinceros, algunos de nosotros tenemos una forma de conceptualizar el aprendizaje a través de un aula y un profesor porque, básicamente, estudiamos en el siglo pasado. Pero también convivimos con los jóvenes “tecnológicos” y con ese proceso interno de enculturación que nos ha llevado a hacer de la tecnología parte de nuestra rutina. ¿Qué tal si bajamos los acartonados contenidos de los módulos e-learning a casos concretos y propios? ¿Qué tal si anclamos cada modo de hacer a nuestros valores corporativos? He ahí otro mensaje clave: lo que decimos en palabras, lo convertimos en hechos. Incluir ejemplos concretos en la voz de los protagonistas “de carne y hueso” suma receptibilidad y aprehensión de los conocimientos.
  • La plataforma no es un lugar para recibir información, sino para compartirla: Pensemos el aula virtual como un espacio de encuentro, donde las ventajas tecnológicas favorecen el intercambio y estrechan las distancias que la dispersión geográfica o funcional se encaprichan en sostener. Incorporar un sistema de mentoring abre la posibilidad de intercambio entre dos personas que enseñan y aprenden en un beneficio recíproco. No deben faltar espacios para comentarios y re preguntas sobre cada contenido, ofreciendo también la posibilidad de realizar evaluaciones presenciales como instancia de feedback.
  • La plataforma no acerca las partes por sí misma, pero hace que las ganas de acercarse encuentren un cómo: Una pequeña campaña de comunicación para presentar las características del espacio, explicar cómo se está llevando adelante y con qué objetivos abre las puertas para encarar el proceso de e-learning de una manera más amena y atractiva. Llevará tiempo sumarse y generar participación, pero costará más si nunca empezamos.
  • Todo proceso necesita un facilitador: Así como la experiencia del ratón más anciano y experimentado influyó en el proceso, contar con un buen facilitador de conversaciones facilita el orden y la fluidez en estos procesos de construcción colectiva. Es aquí cuando los profesionales de la comunicación aportan su experiencia para articular las tecnologías y las personas.

La bajada tradicional de información a través de la capacitación es la propuesta de ponerle el cascabel al gato. Puede sonar perfecta y cerrar por todos lados, pero resultar inaplicable o ajena a la realidad en los oídos de los ejecutantes.

Incorporar a los “alumnos” como “profesores” en el proceso de armado de los contenidos que se comparten en las plataformas e-learning nos aporta la experiencia concreta del que tiene el know how de la empresa. Así, convertimos la tecnología en soporte de un proceso de co creación de la cultura interna: así hacemos las cosas aquí y así podemos mejorarla, siendo parte.

Involucrar para innovar, una pista para encontrar nuevas respuestas a las problemáticas de siempre.

Tal vez, la idea del cascabel no resulte, pero estoy seguro de que entre todos encontrarán los caminos que se ajusten a la realidad y necesidades concretas.

¡Me interesa mucho tu opinión!

Ah, y gracias por compartir la nota en tus redes sociales.